HEMEROTECA : Edición del 24 de junio de 2006       

TÁNGER
Tánger, el último refugio
Por : Rocio Abad

Nadie podría dar una cifra concreta, aunque el investigador y experto en la II República Francisco Sánchez se atreve a decir que fueron decenas “quizas cientos” los ceutíes que pudieron escapar a Tánger en los primeros días de la sublevación militar de 1936, de la que este año se cumplirán 70 años. Fue esta ciudad marroquí, situada a menos de 80 kilómetros de la frontera con Ceuta, la que sirvió a los republicanos, socialistas, intelectuales de izquierdas o sindicalistas para escapar de una muerte segura.
   En la imagen, el mercado en el centro de la ciudad tangerina en una foto de los años 30.  
   En la imagen, el mercado en el centro de la ciudad tangerina en una foto de los años 30.  
La importancia de este enclave, entonces internacional, como vía de escape en los inicios de la contienda civil española será objeto de un análisis pormenorizado por Francisco Sánchez en una conferencia que ofrecerá el próximo 4 de julio en la Facultad de Comercio y Económicas de Tánger, incluida en los cursos de verano que organizan conjuntamente la universidad tangerina y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

La sublevación militar de las tropas de Franco se inició en Marruecos a primera hora del 17 de julio de 1936. A esta información, Sánchez Montoya, aportará otras claves que han permanecido inéditas a lo largo de siete décadas. “Nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrió en Melilla a mediodía, cuando las tropas se echaron a la calle y en Tetuán, a primera hora de la tarde”, subraya el investigador ceutí, que también revelará conversaciones entre el alto comisario en Marruecos, Alvarez Buiya, con el primo de Franco, el comandante Ricardo de la Puente, jefe del aérodromo de Sannia Ramel, quienes estuvieron horas esperando la ayuda del gobierno republicano que no llegó. También se expondrá lo que simultáneamente estaba ocurriendo en Ceuta, donde a medianoche entra el teniente coronel Yagüe, y mientras se suceden las reuniones en el Ayuntamiento y en la Casa del Pueblo de la calle Agustina de Aragón.

Fue en esos instantes donde comenzó a gestarse la huida a Tánger, el último refugio para los republicanos. Aquella misma tarde escapó, por ejemplo, el entonces presidente del PSOE en Ceuta, Jiménez Cazorla. A pesar de que la ciudad infudía cierta seguridad a quien llegaba a ella, sus habitantes advertían a los recién llegados, por ejemplo, a no caminar solos ni de madrugada, ya que brigadas de Falange se encargaban de secuestrar y fusilar en Ceuta a quienes de ella se fugaban.

Atentado frustrado

Este socialista fue el protagonista además de unos sucesos hasta ahora desconocidos, como fueron los tres intentos de atentado contra altas autoridades franquistas del Protectorado en Larache y Tetuán en 1938. Jiménez Cazorla junto con otros republicanos organizó el envío desde Tánger tres paquetes bomba de los que sólo uno estalló, aunque sin víctimas, y los otros dos fueron interceptados antes de llegar a sus destinatarios.

Pero el refugio de Tánger sólo duró hasta 1945, unos pocos años, los justos y necesarios para organizar decenas de escapadas, entre ellas, las de Fructuoso Miaja, el socialista que después ocuparía la alcaldía de Ceuta en la década de los 80. Tánger era la primera parada de un camino que terminaba por lo general en Marsella, al sur de Francia, desde donde los republicanos se sumaban a las tropas leales al gobierno en el Alto Ebro o emprendían el exilio hacia Hispanoamérica. Pero la historia no quedó ahí, una vez que España se volvió a hacer cargo de Tánger, se creó una resistencia de izquierda llamada Unión Nacional Antifascista (UNA), cuyos miembros son descubiertos en 1944. Tres de ellos fueron fusilados, los tres últimos represaliados en Ceuta.

La oscuridad a la que este tema ha estado sometido durante demasiadas décadas hace que la investigación sea, hoy en día, difícil. “Es casi imposible saber cuantos murieron en la represión en el norte de Africa, pero fue algo realmente brutal”, explica Francisco Sánchez, que es también miembro del Instituto de Estudios Ceutíes (IEC). No obstante, un cálculo bastante aproximado colocaría la cifra de fusilamientos realizados en aquellos años en torno a los mil.


Portada | Hemeroteca | Búsquedas | CEUTA | MELILLA | DEPORTES MELILLA | DEPORTES CEUTA | EDITORIAL CEUTA | OPINIÓN MELILLA | OPINIÓN CEUTA | HUMOR CEUTA | [ RSS - XML ]
Edita: Joaquín Ferrer y Cía, S.L. CIF: B11901246 C. Sargento Mena, 8 Ceuta T.956-524148 Mail de redacción : ceuta@elfaro.es
Diseño web: admin@cibeles.net
Páginas creadas con EditMaker 5.8.1